Y llego el gran día del cicloturismo en nuestro país. Sabiñanigo en Huesca se convirtió en el centro del ciclismo aficionado. Más de 12000 personas dando pedales, compartiendo carretera, retos y amistad. La Fundación Sabater acudió con 35 participantes, muchos acompañados de sus familias, para poner el colorido naranja a esta edición. Muchos son los ciclistas que llevan todo el año soñando  con este reto. Terminar la prueba con 200km y 3500 metros de desnivel puede ser el objetivo para muchos, bajar de 6 horas y media es el de otros tantos. Sea cual sea ese reto la Quebrantahuesos es una prueba mítica a nivel no solo nacional si no también internacional. La Fundación Sabater y sus miembros seguirán disfrutando del ciclismos en las numerosas prueban que aun quedan en este final de temporada.